Translate

jueves, 7 de enero de 2016

Jennifer Lawrence habló a Glamour sobre sus amigas famosas y cuestiones de género

La actriz aseguró a la revista Glamour: “No creo ser malinterpretada”. Lo que sí siente es que recibe “excesiva atención”.

Explica:  “No intento ser un GIF, ni una cita textual en Twitter. Lo único que intento hacer es actuar. Aparezco en estas pelis que debo promover pero al final del día creo que soy una lunática así que si grabas lo que digo, va a sonar tonto. ¿Qué hago, qué hago? Simplemente soy una chica sentada frente al mundo pidiéndoles disculpas por hablar”.




Claro que no necesariamente tiene que hablar para generar titulares. Es un poco torpe. “Derramé mi leche esta mañana. Ayer se me cayó el vino tinto sobre la alfombra. Lo único que deseo es poder caminar de un sitio a otro sin caerme. Me molesta mucho, para ser honesta. Ya pasó de ser algo encantador al estilo de ‘ups me tropecé’, a algo que de verdad me enardece. Por eso si me caigo exclamo: ¡No me miren ni me tomen fotos!”, cuenta.

Le parece vergonzoso que la gente crea que esas caídas son deliberadas para llamar la atención. “Cuando me caí por segunda vez en los Oscars pensé: ‘Mier**’. Porque yo pensaría lo mismo (que es falso) pero de verdad verdad que no lo es”.

Jennifer Lawrence sabía desde joven que estaba predestinada a llegar a Hollywood. Fue criada en Kentucky y convenció a sus padres de que la dejaran abandonar el hogar desde muy joven para hacer realidad su sueño. “Mi mamá siempre dice que quería que yo fracasara para que regresara a casa porque no fracasar significaba que yo estaría en Nueva York. Ella perdió una hija a los 14. Está orgullosa de mí, me apoyó al ver cuán feliz estaba yo porque yo sabía. Emma Stone y yo nos quedamos hasta las 6 am hablando sobre eso la otra noche noche. Ambas decíamos: ‘Yo simplemente lo supe’”, relató.


Al igual que Stone, Lawrence se hizo famosa de la noche a la mañana pero eso no es lo que las une. “Amo a Emma, ella me hace reír, es tan teatral. Es adorable”.

Ambas cenaron junto a Adele el año pasado. “Adele y yo nos conocimos hace un año y somos más duras. Emma nunca ha tenido un mal pensamiento en su vida. Es tan extraño. A mí no me gusta la gente nueva, pero estas dos y Amy Schumer son adorables. Y tan normales. Con ellas siento que estoy con mis amigos (esos a los que no les importa un cara** lo que hago). Amy y yo tenemos un plan de vida: estábamos con Diane Sawyer en el viñedo de ella en Acción de Gracias. No por alardear. Estábamos sentadas a la mesa con su familia pensando que no deberíamos estar allí. En todo caso Amy siempre ha querido vivir allí y vimos esa casa y dijimos: aquí envejeceremos y enloqueceremos juntas. Ese es nuestro plan”, contó.

Lawrence siempre ha tenido amigas. Tal y como probó su carta sobre la diferencia de género la cual fue publicada el año pasado. Fue escrita en respuesta al hackeo de Sony que reveló que ella ganaba mucho menos que sus coestrellas masculinas en American Hustle.


Fue publicada justo antes del estreno de The Hunger Games: Mockingjay – Part 2 y fue ese ensayo el que comenzó el debate sobre el pago igualitario en Hollywood. “Como mujeres no sabemos que hay un déficit porque tenemos vaginas. No fue hasta que tuvieron un titular que decía: ‘…Aunque es una mujer’. Y yo pensé: Oh no sabía que debía estar buscando eso…¿Cómo es que lo hice? ¿Tener el período una vez al mes?”, agregó bromeando.

Dejando de lado el humor, Lawrence dice: “Creo que había esta mentalidad de estudio por un tiempo de que las mujeres podían relacionarse con un héroe masculino, pero los hombres no con una heroína femenina. Pero no es verdad. Y por suerte lo hemos comprobado”.

Confiesa que escribir la carta fue “atemorizante.”. “Siempre cambio de opinión sobre el manifestar mis posturas. Estoy de acuerdo con los actores que dicen que deberíamos alejarnos de la política porque no somos políticos. Mi negocio se basa en que la gente vaya al cine y vea mi película. No es inteligente tener opiniones públicas. Pero ¿cuál es el punto de tener voz si uno no puede usarla para manifestar algo en lo que verdaderamente cree?”, explica.

Lawrence supo cómo usar su voz antes cuando habló con Vanity Fair en 2014 sobre las fotos de ella desnuda que fueron robadas y distribuidas en internet sin su consentimiento. En vez de disculparse, habló sobre la situación como un “crimen de sexo” e hizo que la gente repensara la forma en que se manejaban esas historias. “Si me quedaba callada hubiera parecido como si sintiera vergüenza y no lo sentía. Estaba furiosa. Ni una vez sentí que había aprendido una lección. No hice nada malo. Incluso me defendí diciendo que estaba en una relación con un maravilloso hombre (Nicholas Hoult) durante cinco años. Pero aún si no lo estuviera, si estuviera con un tipo, no importa la situación. Es tú cuerpo y puedes hacer lo que quieras”, aseveró.